g
This is Bumble B, a fresh theme for creative agencies, businesses & artists

auguststraße 245, 10117 berlin

office@bumblebee.com

Follow Us On:

Alonsos Peluqueros

Alonsos Peluqueros / Sin categoría  / Inhala, exhala y abre los ojos despacio

Inhala, exhala y abre los ojos despacio

A menudo escuchamos que el mejor tratamiento de belleza es una amplia sonrisa y, aunque podamos percibirla como una expresión tan dada por sentado que ha ido perdiendo autoridad, no posee un ápice menos de veracidad que cuando resultaba inspiradora. Ahora bien, ¿qué tiene la sonrisa? La sonrisa, la que es de verdad, que brota desde muy adentro de uno, tiene la cualidad de reflejar un estado muy afortunado del ser humano: el contentamiento y, por ende, la serenidad, la confianza, el abrazar aquello que uno es. A ello asociamos la naturalidad en nuestros actos, en cómo nos dirigimos al mundo y en aquello que mostramos de nosotros.

Bien, pues la naturalidad no es, sino, producto de vivir desde la relajación. Cuando nos encontramos relajados, no sólo es nuestra mente la que baja de revoluciones y cesa de crear tensión, sino que, por consecuencia, todos los músculos de nuestro cuerpo, de nuestro rostro, dejan de tensarse. Nos sentimos flotar, disfrutar… Cuando estamos relajados, no existen las preocupaciones y nuestra actitud es la mejor que podríamos tener… Sonreímos. Sonreímos tranquilos. Y lo hacemos porque ese es nuestro estado natural. Todo está en orden.

Por eso, cuando hablamos de belleza, buscamos la belleza natural; aquella que hace fluir lo bello que vive dentro de nosotros hacia el exterior. Desde luego, podemos acercarnos a este concepto desde numerosos ángulos, sin embargo, no nos conformamos con esa belleza que se difumina cuando nos desmaquillamos o cuando nos deshacemos un peinado. Es la belleza esencial, esa que nos devuelve una mirada hermosa de nosotros mismos a cada instante del día, la que queremos hacer florecer.

El sitio al que pertenecemos recoge cientos de elementos capaces de hacer resurgir esa belleza, esa luminosidad. Hacer uso de ellos para relajarnos, para tratar con mimo a nuestro cuerpo en vez de dotarlo de una estética impuesta, nos nutre por dentro y por fuera. ‘Quita donde hay que quitar, y pone donde hay que poner’. Los aceites naturales, prensados en frío, unidos a la cualidad que los aceites esenciales tienen para trabajar con nuestras emociones, y la habilidad de nuestras manos para volver dócil a nuestro cuerpo y dulcificar nuestra piel, avivan ese halo de naturalidad, nos obsequian con frescura y sencillez irresistibles y nos hacen sentir ligeros, relajados, pulcros e inundados de bienestar. Y sonreímos.

Sonreímos con los labios y sonreímos con los ojos.

Fdo: Luisa Medina

Comentario: 1

  • María
    21 febrero, 2019 ,3:54 pm

    Qué contenido tan interesante

Publicar un comentario

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegacion en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar